Módulos de espera NOMADA

Los tiempos están cambiando.. y los espacios también.

Módulos de espera NOMADA. Vivimos inmersos en un proceso de transformación digital que ha provocado un replanteamiento global. Y es que estamos cambiando la forma en la que nos comunicamos y nos relacionamos. Un nuevo paradigma que obliga a replantear los espacios de trabajo para impulsar la inteligencia colectiva. Por eso necesitamos mejorar la cooperación y alimentar la creación de redes con las que compartir tareas, intereses y emociones. Atrás quedan los cubículos que nos aislaban totalmente. Del mismo modo abandonamos los espacios abiertos que obstaculizan del todo la privacidad o la concentración en el entorno laboral. Cada vez es más evidente que el entorno de trabajo influye a la hora de atraer, incorporar y retener el talento. Además, aporta imagen de innovación y contribuye a que los empleados se sientan mejor, sean más creativos y estén más motivados. Así, las tendencias actuales tienden a espacios horizontales menos jerarquizados, más abiertos, que combinen áreas para la concentración y para el trabajo colaborativo. Y por supuesto, hay que generar zonas que fomenten la interacción social y el intercambio de ideas.

Módulos de espera NOMADA

El entorno en el que desempeñamos nuestro trabajo y sus condiciones, son claves. De hecho, la mejora de algo tan simple aparentemente como pueda ser la iluminación puede incrementar la productividad hasta un 20%, según algunos estudios. Igualmente, las mejoras en el espacio de trabajo revierten directamente en la productividad de la empresa. La iluminación, el ambiente térmico, la ergonomía y la calidad del aire, incluso la organización de las tareas que pueden mejorar el rendimiento en hasta un 30%. Así se desprende de los estudios sobre rendimiento y espacios de trabajo que maneja el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV). Además, favorecer las relaciones entre cualquier departamento puede incrementar hasta el 80% de las interacciones más valiosas entre compañeros. Encuentros informales en los que se incluyen los que se realizan frente a la máquina de café. De ahí la importancia de que existan espacios que lo provoquen. Y es que demandamos cada vez más espacios versátiles y flexibles: abiertos o cerrados, oscuros o luminosos, diáfanos o compartimentados. Los espacios actuales apuestan por la creatividad y la innovación. Pero también por convertirse en un lugar acogedor que influya positivamente sobre el bienestar de las personas.

Soft Seating de ACTIU

El mueble de oficina vital

Los tiempos están cambiando.. y los espacios también.

El mueble de oficina vital. Vivimos inmersos en un proceso de transformación digital que ha provocado un replanteamiento global. Y es que estamos cambiando la forma en la que nos comunicamos y nos relacionamos. Un nuevo paradigma que obliga a replantear los espacios de trabajo para impulsar la inteligencia colectiva. Por eso necesitamos mejorar la cooperación y alimentar la creación de redes con las que compartir tareas, intereses y emociones. Atrás quedan los cubículos que nos aislaban totalmente. Del mismo modo abandonamos los espacios abiertos que obstaculizan del todo la privacidad o la concentración en el entorno laboral. Cada vez es más evidente que el entorno de trabajo influye a la hora de atraer, incorporar y retener el talento. Además, aporta imagen de innovación y contribuye a que los empleados se sientan mejor, sean más creativos y estén más motivados. Así, las tendencias actuales tienden a espacios horizontales menos jerarquizados, más abiertos, que combinen áreas para la concentración y para el trabajo colaborativo. Y por supuesto, hay que generar zonas que fomenten la interacción social y el intercambio de ideas.

El mueble de oficina vital

El entorno en el que desempeñamos nuestro trabajo y sus condiciones, son claves. De hecho, la mejora de algo tan simple aparentemente como pueda ser la iluminación puede incrementar la productividad hasta un 20%, según algunos estudios. Igualmente, las mejoras en el espacio de trabajo revierten directamente en la productividad de la empresa. La iluminación, el ambiente térmico, la ergonomía y la calidad del aire, incluso la organización de las tareas que pueden mejorar el rendimiento en hasta un 30%. Así se desprende de los estudios sobre rendimiento y espacios de trabajo que maneja el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV). Además, favorecer las relaciones entre cualquier departamento puede incrementar hasta el 80% de las interacciones más valiosas entre compañeros. Encuentros informales en los que se incluyen los que se realizan frente a la máquina de café. De ahí la importancia de que existan espacios que lo provoquen. Y es que demandamos cada vez más espacios versátiles y flexibles: abiertos o cerrados, oscuros o luminosos, diáfanos o compartimentados. Los espacios actuales apuestan por la creatividad y la innovación. Pero también por convertirse en un lugar acogedor que influya positivamente sobre el bienestar de las personas.

Módulos de descanso de oficina BEND

El mueble de oficina colaborativo

Los tiempos están cambiando.. y los espacios también.

El mueble de oficina colaborativo. Vivimos inmersos en un proceso de transformación digital que ha provocado un replanteamiento global. Y es que estamos cambiando la forma en la que nos comunicamos y nos relacionamos. Un nuevo paradigma que obliga a replantear los espacios de trabajo para impulsar la inteligencia colectiva. Por eso necesitamos mejorar la cooperación y alimentar la creación de redes con las que compartir tareas, intereses y emociones. Atrás quedan los cubículos que nos aislaban totalmente. Del mismo modo abandonamos los espacios abiertos que obstaculizan del todo la privacidad o la concentración en el entorno laboral. Cada vez es más evidente que el entorno de trabajo influye a la hora de atraer, incorporar y retener el talento. Además, aporta imagen de innovación y contribuye a que los empleados se sientan mejor, sean más creativos y estén más motivados. Así, las tendencias actuales tienden a espacios horizontales menos jerarquizados, más abiertos, que combinen áreas para la concentración y para el trabajo colaborativo. Y por supuesto, hay que generar zonas que fomenten la interacción social y el intercambio de ideas.

El mueble de oficina colaborativo

El entorno en el que desempeñamos nuestro trabajo y sus condiciones, son claves. De hecho, la mejora de algo tan simple aparentemente como pueda ser la iluminación puede incrementar la productividad hasta un 20%, según algunos estudios. Igualmente, las mejoras en el espacio de trabajo revierten directamente en la productividad de la empresa. La iluminación, el ambiente térmico, la ergonomía y la calidad del aire, incluso la organización de las tareas que pueden mejorar el rendimiento en hasta un 30%. Así se desprende de los estudios sobre rendimiento y espacios de trabajo que maneja el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV). Además, favorecer las relaciones entre cualquier departamento puede incrementar hasta el 80% de las interacciones más valiosas entre compañeros. Encuentros informales en los que se incluyen los que se realizan frente a la máquina de café. De ahí la importancia de que existan espacios que lo provoquen. Y es que demandamos cada vez más espacios versátiles y flexibles: abiertos o cerrados, oscuros o luminosos, diáfanos o compartimentados. Los espacios actuales apuestan por la creatividad y la innovación. Pero también por convertirse en un lugar acogedor que influya positivamente sobre el bienestar de las personas.

Módulos de descanso de oficina

Mobiliario de oficina para el descanso

Los tiempos están cambiando.. y los espacios también.

Mobiliario de oficina para el descanso. Vivimos inmersos en un proceso de transformación digital que ha provocado un replanteamiento global. Y es que estamos cambiando la forma en la que nos comunicamos y nos relacionamos. Un nuevo paradigma que obliga a replantear los espacios de trabajo para impulsar la inteligencia colectiva. Por eso necesitamos mejorar la cooperación y alimentar la creación de redes con las que compartir tareas, intereses y emociones. Atrás quedan los cubículos que nos aislaban totalmente. Del mismo modo abandonamos los espacios abiertos que obstaculizan del todo la privacidad o la concentración en el entorno laboral. Cada vez es más evidente que el entorno de trabajo influye a la hora de atraer, incorporar y retener el talento. Además, aporta imagen de innovación y contribuye a que los empleados se sientan mejor, sean más creativos y estén más motivados. Así, las tendencias actuales tienden a espacios horizontales menos jerarquizados, más abiertos, que combinen áreas para la concentración y para el trabajo colaborativo. Y por supuesto, hay que generar zonas que fomenten la interacción social y el intercambio de ideas.

Mobiliario de oficina para el descanso

El entorno en el que desempeñamos nuestro trabajo y sus condiciones, son claves. De hecho, la mejora de algo tan simple aparentemente como pueda ser la iluminación puede incrementar la productividad hasta un 20%, según algunos estudios. Igualmente, las mejoras en el espacio de trabajo revierten directamente en la productividad de la empresa. La iluminación, el ambiente térmico, la ergonomía y la calidad del aire, incluso la organización de las tareas que pueden mejorar el rendimiento en hasta un 30%. Así se desprende de los estudios sobre rendimiento y espacios de trabajo que maneja el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV). Además, favorecer las relaciones entre cualquier departamento puede incrementar hasta el 80% de las interacciones más valiosas entre compañeros. Encuentros informales en los que se incluyen los que se realizan frente a la máquina de café. De ahí la importancia de que existan espacios que lo provoquen. Y es que demandamos cada vez más espacios versátiles y flexibles: abiertos o cerrados, oscuros o luminosos, diáfanos o compartimentados. Los espacios actuales apuestan por la creatividad y la innovación. Pero también por convertirse en un lugar acogedor que influya positivamente sobre el bienestar de las personas.

Módulos de descanso de oficina BEND

Descansar en la oficina

Los tiempos están cambiando.. y los espacios también.

Descansar en la oficina. Vivimos inmersos en un proceso de transformación digital que ha provocado un replanteamiento global. Y es que estamos cambiando la forma en la que nos comunicamos y nos relacionamos. Un nuevo paradigma que obliga a replantear los espacios de trabajo para impulsar la inteligencia colectiva. Por eso necesitamos mejorar la cooperación y alimentar la creación de redes con las que compartir tareas, intereses y emociones. Atrás quedan los cubículos que nos aislaban totalmente. Del mismo modo abandonamos los espacios abiertos que obstaculizan del todo la privacidad o la concentración en el entorno laboral. Cada vez es más evidente que el entorno de trabajo influye a la hora de atraer, incorporar y retener el talento. Además, aporta imagen de innovación y contribuye a que los empleados se sientan mejor, sean más creativos y estén más motivados. Así, las tendencias actuales tienden a espacios horizontales menos jerarquizados, más abiertos, que combinen áreas para la concentración y para el trabajo colaborativo. Y por supuesto, hay que generar zonas que fomenten la interacción social y el intercambio de ideas.

Descansar en la oficina

El entorno en el que desempeñamos nuestro trabajo y sus condiciones, son claves. De hecho, la mejora de algo tan simple aparentemente como pueda ser la iluminación puede incrementar la productividad hasta un 20%, según algunos estudios. Igualmente, las mejoras en el espacio de trabajo revierten directamente en la productividad de la empresa. La iluminación, el ambiente térmico, la ergonomía y la calidad del aire, incluso la organización de las tareas que pueden mejorar el rendimiento en hasta un 30%. Así se desprende de los estudios sobre rendimiento y espacios de trabajo que maneja el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV). Además, favorecer las relaciones entre cualquier departamento puede incrementar hasta el 80% de las interacciones más valiosas entre compañeros. Encuentros informales en los que se incluyen los que se realizan frente a la máquina de café. De ahí la importancia de que existan espacios que lo provoquen. Y es que demandamos cada vez más espacios versátiles y flexibles: abiertos o cerrados, oscuros o luminosos, diáfanos o compartimentados. Los espacios actuales apuestan por la creatividad y la innovación. Pero también por convertirse en un lugar acogedor que influya positivamente sobre el bienestar de las personas.

Módulos de descanso de oficina BEND

Descansar en el trabajo

Los tiempos están cambiando.. y los espacios también.

Descansar en el trabajo. Vivimos inmersos en un proceso de transformación digital que ha provocado un replanteamiento global. Y es que estamos cambiando la forma en la que nos comunicamos y nos relacionamos. Un nuevo paradigma que obliga a replantear los espacios de trabajo para impulsar la inteligencia colectiva. Por eso necesitamos mejorar la cooperación y alimentar la creación de redes con las que compartir tareas, intereses y emociones. Atrás quedan los cubículos que nos aislaban totalmente. Del mismo modo abandonamos los espacios abiertos que obstaculizan del todo la privacidad o la concentración en el entorno laboral. Cada vez es más evidente que el entorno de trabajo influye a la hora de atraer, incorporar y retener el talento. Además, aporta imagen de innovación y contribuye a que los empleados se sientan mejor, sean más creativos y estén más motivados. Así, las tendencias actuales tienden a espacios horizontales menos jerarquizados, más abiertos, que combinen áreas para la concentración y para el trabajo colaborativo. Y por supuesto, hay que generar zonas que fomenten la interacción social y el intercambio de ideas.

Descansar en el trabajo

El entorno en el que desempeñamos nuestro trabajo y sus condiciones, son claves. De hecho, la mejora de algo tan simple aparentemente como pueda ser la iluminación puede incrementar la productividad hasta un 20%, según algunos estudios. Igualmente, las mejoras en el espacio de trabajo revierten directamente en la productividad de la empresa. La iluminación, el ambiente térmico, la ergonomía y la calidad del aire, incluso la organización de las tareas que pueden mejorar el rendimiento en hasta un 30%. Así se desprende de los estudios sobre rendimiento y espacios de trabajo que maneja el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV). Además, favorecer las relaciones entre cualquier departamento puede incrementar hasta el 80% de las interacciones más valiosas entre compañeros. Encuentros informales en los que se incluyen los que se realizan frente a la máquina de café. De ahí la importancia de que existan espacios que lo provoquen. Y es que demandamos cada vez más espacios versátiles y flexibles: abiertos o cerrados, oscuros o luminosos, diáfanos o compartimentados. Los espacios actuales apuestan por la creatividad y la innovación. Pero también por convertirse en un lugar acogedor que influya positivamente sobre el bienestar de las personas.

Módulos de descanso de oficina BEND

Mobiliario para la creatividad

Sin privacidad no hay socialización

Mobiliario para la creatividad. Hace unos años el open space abogaba por la desaparición de los cubículos y la excesiva compartimentación. Por el contrario, ahora los nuevos espacios de trabajo demandan de nuevo entornos más privados. Y es que las zonas abiertas de trabajo colaborativo, potencian la interacción social y el intercambio de ideas. Además resulta necesario equipar las oficinas con salas donde mantener reuniones, trabajar en silencio o acoger a equipos de trabajo que necesiten de una mayor concentración. Se trata de lugares en los que dependiendo de la tarea a realizar en cada momento, los trabajadores se sientan cómodos y puedan resultar más productivos.

El bienestar en el trabajo comienza por generar espacios bien definidos. Se necesita escapar del ruido que generan los entornos excesivamente abiertos. Todo está relacionado con una mejor calidad de vida del empleado. De hecho, uno de los problemas más frecuentes en las oficinas diáfanas hace referencia a cómo dificultan la capacidad para concentrarse. Y es que son actividades que requiere un alto grado de comprensión y abstracción. Por todo ello, es imprescindible evitar los open space interminables, alternándolos con salas informales. Son pequeñas zonas de reunión o despachos que reducen su escala para hacerlos más acogedores. A través de soluciones que conjuguen lo privado y lo compartido. Así, las oficinas deben concebirse como lugares flexibles y polivalentes, donde los espacios íntimos convivan con otros mucho más sociales.

Mobiliario para la creatividad

La privacidad no consiste en levantar muros, sino en controlar los estímulos internos y externos, en función de la tarea a realizar. Hay nuevas opciones a los tradicionales tabiques opacos y sus sucesores traslúcidos, e incluso transparentes. Junto a los más tangibles, como el mobiliario o la vegetación, conviven otros a priori invisibles pero no por ello menos importantes. Jugar con la iluminación, el confort acústico y térmico, o la tecnología. Las soluciones son muchas y muy diversas. Así, desde salas acristaladas, separaciones flexibles o espacios fono-absorbentes. No rompen la continuidad visual y aportan la intimidad necesaria poder mantener una reunión o una conversación telefónica. Otra solución con superficies móviles y mobiliario que por sí mismo delimita espacios sin la necesidad de complicadas intervenciones arquitectónicas. Incluso pequeños rincones donde se recrean escenas típicas que bien podríamos encontrar en un café o nuestro propio hogar.

La naturaleza es una herramienta clave para aumentar el bienestar y la creatividad. Un gran recurso es construir un espacio en armonía con la naturaleza, que fomente el bienestar y aporte valor. De hecho, el informe global de espacios humanos de Interface indica que los niveles de bienestar y productividad aumentan un 13% en aquellos entornos que incorporan elementos naturales.

Badminton de ACTIU

Mobiliario con vegetación

Sin privacidad no hay socialización

Mobiliario con vegetación. Hace unos años el open space abogaba por la desaparición de los cubículos y la excesiva compartimentación. Por el contrario, ahora los nuevos espacios de trabajo demandan de nuevo entornos más privados. Y es que las zonas abiertas de trabajo colaborativo, potencian la interacción social y el intercambio de ideas. Además resulta necesario equipar las oficinas con salas donde mantener reuniones, trabajar en silencio o acoger a equipos de trabajo que necesiten de una mayor concentración. Se trata de lugares en los que dependiendo de la tarea a realizar en cada momento, los trabajadores se sientan cómodos y puedan resultar más productivos.

El bienestar en el trabajo comienza por generar espacios bien definidos. Se necesita escapar del ruido que generan los entornos excesivamente abiertos. Todo está relacionado con una mejor calidad de vida del empleado. De hecho, uno de los problemas más frecuentes en las oficinas diáfanas hace referencia a cómo dificultan la capacidad para concentrarse. Y es que son actividades que requiere un alto grado de comprensión y abstracción. Por todo ello, es imprescindible evitar los open space interminables, alternándolos con salas informales. Son pequeñas zonas de reunión o despachos que reducen su escala para hacerlos más acogedores. A través de soluciones que conjuguen lo privado y lo compartido. Así, las oficinas deben concebirse como lugares flexibles y polivalentes, donde los espacios íntimos convivan con otros mucho más sociales.

Mobiliario con vegetación

La privacidad no consiste en levantar muros, sino en controlar los estímulos internos y externos, en función de la tarea a realizar. Hay nuevas opciones a los tradicionales tabiques opacos y sus sucesores traslúcidos, e incluso transparentes. Junto a los más tangibles, como el mobiliario o la vegetación, conviven otros a priori invisibles pero no por ello menos importantes. Jugar con la iluminación, el confort acústico y térmico, o la tecnología. Las soluciones son muchas y muy diversas. Así, desde salas acristaladas, separaciones flexibles o espacios fono-absorbentes. No rompen la continuidad visual y aportan la intimidad necesaria poder mantener una reunión o una conversación telefónica. Otra solución con superficies móviles y mobiliario que por sí mismo delimita espacios sin la necesidad de complicadas intervenciones arquitectónicas. Incluso pequeños rincones donde se recrean escenas típicas que bien podríamos encontrar en un café o nuestro propio hogar.

La naturaleza es una herramienta clave para aumentar el bienestar y la creatividad. Un gran recurso es construir un espacio en armonía con la naturaleza, que fomente el bienestar y aporte valor. De hecho, el informe global de espacios humanos de Interface indica que los niveles de bienestar y productividad aumentan un 13% en aquellos entornos que incorporan elementos naturales.

Noom de ACTIU

Silla profesional TRIM

Silla TRIM de ACTIU

Una herramienta para hacer que te sientes bien y ser mas productivo

Silla profesional TRIM. TRIM es una solución operativa válida para un uso continuado. Y es que ofrece unas prestaciones técnicas, funcionales, de confortabilidad y de materiales que facilitan una postura idónea. Así, incluye una sincronización avanzada, reguladores de tensión, curvas ergonómicas y regulación de respaldo y de zona lumbar. No hay que olvidar que la silla de oficina es una herramienta de trabajo de uso constante y continuado. Por eso influye directamente en nuestra eficiencia y creatividad. De ahí la importancia de que se adapte perfectamente a las necesidades y tareas de sus usuarios. Y es que es un instrumento que repercute en el bienestar y en la salud, contribuyendo al final a la productividad. La silla TRIM es versátil, ergonómica y flexible.

La familia TRIM presenta diferentes modelos para ajustarse a las necesidades de cada usuario bajo dos premisas: salud y confort. Con un diseño envolvente capaz de encajar en cualquier tipo de ambiente. Y es que ofrece múltiples opciones de personalización.
Las sillas son una herramienta de trabajo y debemos tener claro su uso. En el caso de las sillas de uso constante, es importante que los brazos, el asiento y el respaldo sean regulables para favorecer el movimiento natural del cuerpo. En este sentido, TRIM se basa en soluciones y materiales de altas prestaciones técnicas que garantizan su resistencia. Así el diseño de la zona lumbar transmite bienestar físico, pero también anímico. Las curvas ergonómicas garantizan una postura confortable y correcta. Además, bajo el asiento incorpora un dispositivo de ajuste sensible que permite regular la tensión. Además de cámaras de aire que distribuyen mejor la presión (AIR CONFORT SYSTEM). El respaldo dispone de cuatro posiciones definidas, fruto de la evolución constante del diseño Ergonómico. De este modo, puede regularse en altura a través de un sistema muy sencillo. Se pulsa un botón y de manera intuitiva, se acompaña el respaldo con la mano hasta la posición deseada.

Silla profesional TRIM

Si algo diferencia a este modelo es su respaldo tecnológico, diseñado para distribuir de forma homogénea el peso del usuario. El resultado es un respaldo de diseño reticular y conformación ergonómica y transpirable fabricado en inyección de polipropileno. Se trata de un respaldo diseñado a partir de un marco de poliamida con fibra de vidrio y tejidos elásticos de alta tenacidad. Además, estos tejidos se apoyan sobre un soporte lumbar opcional y que se adaptan al constante movimiento del usuario. De este modo, se facilita la transpiración de la espalda manteniendo una temperatura constante. TRIM es una silla orientada a entornos profesionales y operativos en los que se busca el cuidado y la salud de los empleados. Su diseño se ha traducido en tres modelos: con respaldo en lámina de polipropileno, malla técnica o tapizado TEX. Todas ellas destacan por su confortabilidad. Y es que sus materiales aseguran una vida y un uso sostenibles. De hecho, el 90% de los componentes de la silla son reciclables, en línea con el compromiso medioambiental de Actiu.

Silla con respaldo polipropileno TRIM

Silla TRIM de ACTIU

Una herramienta para hacer que te sientes bien y ser mas productivo

Silla con respaldo polipropileno TRIM. TRIM es una solución operativa válida para un uso continuado. Y es que ofrece unas prestaciones técnicas, funcionales, de confortabilidad y de materiales que facilitan una postura idónea. Así, incluye una sincronización avanzada, reguladores de tensión, curvas ergonómicas y regulación de respaldo y de zona lumbar. No hay que olvidar que la silla de oficina es una herramienta de trabajo de uso constante y continuado. Por eso influye directamente en nuestra eficiencia y creatividad. De ahí la importancia de que se adapte perfectamente a las necesidades y tareas de sus usuarios. Y es que es un instrumento que repercute en el bienestar y en la salud, contribuyendo al final a la productividad. La silla TRIM es versátil, ergonómica y flexible.

La familia TRIM presenta diferentes modelos para ajustarse a las necesidades de cada usuario bajo dos premisas: salud y confort. Con un diseño envolvente capaz de encajar en cualquier tipo de ambiente. Y es que ofrece múltiples opciones de personalización.
Las sillas son una herramienta de trabajo y debemos tener claro su uso. En el caso de las sillas de uso constante, es importante que los brazos, el asiento y el respaldo sean regulables para favorecer el movimiento natural del cuerpo. En este sentido, TRIM se basa en soluciones y materiales de altas prestaciones técnicas que garantizan su resistencia. Así el diseño de la zona lumbar transmite bienestar físico, pero también anímico. Las curvas ergonómicas garantizan una postura confortable y correcta. Además, bajo el asiento incorpora un dispositivo de ajuste sensible que permite regular la tensión. Además de cámaras de aire que distribuyen mejor la presión (AIR CONFORT SYSTEM). El respaldo dispone de cuatro posiciones definidas, fruto de la evolución constante del diseño Ergonómico. De este modo, puede regularse en altura a través de un sistema muy sencillo. Se pulsa un botón y de manera intuitiva, se acompaña el respaldo con la mano hasta la posición deseada.

Silla con respaldo polipropileno TRIM

Si algo diferencia a este modelo es su respaldo tecnológico, diseñado para distribuir de forma homogénea el peso del usuario. El resultado es un respaldo de diseño reticular y conformación ergonómica y transpirable fabricado en inyección de polipropileno. Se trata de un respaldo diseñado a partir de un marco de poliamida con fibra de vidrio y tejidos elásticos de alta tenacidad. Además, estos tejidos se apoyan sobre un soporte lumbar opcional y que se adaptan al constante movimiento del usuario. De este modo, se facilita la transpiración de la espalda manteniendo una temperatura constante. TRIM es una silla orientada a entornos profesionales y operativos en los que se busca el cuidado y la salud de los empleados. Su diseño se ha traducido en tres modelos: con respaldo en lámina de polipropileno, malla técnica o tapizado TEX. Todas ellas destacan por su confortabilidad. Y es que sus materiales aseguran una vida y un uso sostenibles. De hecho, el 90% de los componentes de la silla son reciclables, en línea con el compromiso medioambiental de Actiu.