Butacas de espera BEND

Butacas de espera BEND

Como la propia naturaleza

Butacas de espera BEND. Las diferentes profundidades de sus asientos son precisamente las que generan ese movimiento orgánico. De este modo Bend nunca se ve como una pieza lineal y uniforme. El programa Bend, además, goza de todos los elementos necesarios para cubrir infinidad de situaciones. Mesas satélite electrificadas para poder cargar cualquier dispositivo. Tambien mesa central con macetero que nos permite integrar la naturaleza en la colección. Incluso con mesitas auxiliares que nos dan el soporte necesario para poder dejar nuestro móvil o comer algo. Bend no tiene una vocación de uso cerrada. Es una colección que da libertad al prescriptor con una capacidad de personalización casi infinita, De modo que el usuario percibirá de forma intuitiva y sencilla. Bend es una colección llena de poesía, fluida y con carácter sacada directamente de la naturaleza.
Su vínculo con la naturaleza y su gusto por la sencillez, invaden la forma que Stone Designs tiene de afrontar cada nuevo proyecto. Como en el caso del Bend, que surgió con la idea de aportar movimiento y vida.

Butacas de espera BEND

Es una colección elástica, modular y orgánica que se inspira en los meandros de los ríos. Al igual que estos meandros, Bend camina por los espacios generando diferentes zonas de descanso adaptadas a todos los usuarios. Además dota con todas las funciones de conectividad que nuestra sociedad demanda.
La idea era crear un sistema modular de soft-seating. Buscábamos, sobre todo, que las combinaciones generasen cierto movimiento. Así, partimos de una forma circular para empezar y descentramos el círculo interior del exterior para que no fuesen concéntricos. De modo que lo dividimos en cuatro partes, dos de ellas simétricas y dos diferentes. De esta manera conseguimos simular un meandro y disponer de otras múltiples formas que permiten al Bend adaptarse a cualquier espacio. Diseñado esto, surgió la necesidad de colocarle un respaldo. Para ello, hicimos pruebas con cartones y lo resolvimos de manera sencilla partiendo de la posición de las patas. Cuando pensamos en las patas, quisimos siempre que fuesen discretas. Y además, que a la hora de juntarse no se duplicasen sino que pareciese una única pata.

El programa ha sido concebido bajo un concepto de configuración abierta y con una capacidad de personalización ilimitada. De este modo, proporciona al usuario comodidad y opciones de uso variadas. Su diseño sencillo y una estética amable invitan a sentarse. Siguiendo la línea trazada por los programas de soft seating de Actiu, Bend busca crear espacios diferentes e inspiradores en los que mantener reuniones informales. También permitirse un descanso o realizar una llamada de teléfono, en una colección inspirada en la naturaleza.

Módulos de descanso de oficina BEND
Módulos de descanso de oficina BEND

Zona de encuentro BEND

Como la propia naturaleza

Zona de encuentro BEND. Las diferentes profundidades de sus asientos son precisamente las que generan ese movimiento orgánico. De este modo Bend nunca se ve como una pieza lineal y uniforme. El programa Bend, además, goza de todos los elementos necesarios para cubrir infinidad de situaciones. Mesas satélite electrificadas para poder cargar cualquier dispositivo. Tambien mesa central con macetero que nos permite integrar la naturaleza en la colección. Incluso con mesitas auxiliares que nos dan el soporte necesario para poder dejar nuestro móvil o comer algo. Bend no tiene una vocación de uso cerrada. Es una colección que da libertad al prescriptor con una capacidad de personalización casi infinita, De modo que el usuario percibirá de forma intuitiva y sencilla. Bend es una colección llena de poesía, fluida y con carácter sacada directamente de la naturaleza.
Su vínculo con la naturaleza y su gusto por la sencillez, invaden la forma que Stone Designs tiene de afrontar cada nuevo proyecto. Como en el caso del Bend, que surgió con la idea de aportar movimiento y vida.

Zona de encuentro BEND

Es una colección elástica, modular y orgánica que se inspira en los meandros de los ríos. Al igual que estos meandros, Bend camina por los espacios generando diferentes zonas de descanso adaptadas a todos los usuarios. Además dota con todas las funciones de conectividad que nuestra sociedad demanda.
La idea era crear un sistema modular de soft-seating. Buscábamos, sobre todo, que las combinaciones generasen cierto movimiento. Así, partimos de una forma circular para empezar y descentramos el círculo interior del exterior para que no fuesen concéntricos. De modo que lo dividimos en cuatro partes, dos de ellas simétricas y dos diferentes. De esta manera conseguimos simular un meandro y disponer de otras múltiples formas que permiten al Bend adaptarse a cualquier espacio. Diseñado esto, surgió la necesidad de colocarle un respaldo. Para ello, hicimos pruebas con cartones y lo resolvimos de manera sencilla partiendo de la posición de las patas. Cuando pensamos en las patas, quisimos siempre que fuesen discretas. Y además, que a la hora de juntarse no se duplicasen sino que pareciese una única pata.

El programa ha sido concebido bajo un concepto de configuración abierta y con una capacidad de personalización ilimitada. De este modo, proporciona al usuario comodidad y opciones de uso variadas. Su diseño sencillo y una estética amable invitan a sentarse. Siguiendo la línea trazada por los programas de soft seating de Actiu, Bend busca crear espacios diferentes e inspiradores en los que mantener reuniones informales. También permitirse un descanso o realizar una llamada de teléfono, en una colección inspirada en la naturaleza.

Módulos de descanso de oficina BEND

Show room ACTIU NOOM

Espacio acogedor

Show room ACTIU NOOM. Desde hace años, el sector del contract y hotelero está viviendo una revolución de la que las zonas comunes son protagonistas. En una sociedad cada vez más individualista, paradójicamente lo social es de vital importancia. Además de la mejor habitación, los huéspedes demandan atractivas zonas de interacción, con lugares de encuentro, trabajo y socialización. De este modo hacen de estos hoteles mucho más que un lugar donde pasar la noche y desayunar.
Inspirados en los espacios sociales de co-working y co-living, y cada vez más humanizados, los hoteles aportan mejores experiencias. Apuestan por la socialización de sus usuarios con espacios acogedores. Y es que, al igual que ha cambiado su forma de viajar, también lo han hecho los edificios que los alojan. Y es que sustituyen el tradicional lobby de paso por dinámicos espacios que invitan a la socialización.
Cómodo y funcional, el mobiliario construye y delimita distintos entornos a través de configuraciones móviles y modulares. Se modifican en función de las necesidades de cada momento. Integrada muchas veces en el propio mobiliario, la tecnología potencia también el carácter dinámico de un espacio. Así se diluye el límite entre los huéspedes y el personal, y del interior con el entorno.

Show room ACTIU NOOM

En una sociedad en constante cambio, los hoteles no pueden quedarse obsoletos. Y es que las nuevas tecnologías y un mobiliario cada vez más ligero, versátil y polivalente, permiten que los espacios cambien su uso en función de las necesidades. De dinámicos espacios de trabajo y reunión a acogedoras salas donde reunirse a disfrutar de una copa o un café.
Lograr un ambiente atractivo y productivo, que potencie la creatividad. Dónde además de disfrutar de una agradable comida, sea posible trabajar o mantener una reunión. Esta es ya una prioridad de muchos restaurantes. De hecho, es cada vez más frecuente ver a personas trabajando con sus portátiles y tablets en cafeterías y restaurantes.
A través de entornos muy diversos, que van desde reservados a mesas comunitarias, barras, zonas de butacas o las tradicionales mesas de comedor. De este modo los restaurantes a través de su equipamiento, dan respuesta a muy distintas necesidades. Acogedores e inspiradores, y como resultado de la transversalidad que caracteriza la sociedad actual. De este modo, muchos de ellos están adaptando sus instalaciones para funcionar como co-workings durante sus horas más ‘inactivas’ entre comida y comida.

Módulos de descanso de oficina NOOM

Mobiliario zona relax NOOM

Espacio acogedor

Mobiliario zona relax NOOM. Desde hace años, el sector del contract y hotelero está viviendo una revolución de la que las zonas comunes son protagonistas. En una sociedad cada vez más individualista, paradójicamente lo social es de vital importancia. Además de la mejor habitación, los huéspedes demandan atractivas zonas de interacción, con lugares de encuentro, trabajo y socialización. De este modo hacen de estos hoteles mucho más que un lugar donde pasar la noche y desayunar.
Inspirados en los espacios sociales de co-working y co-living, y cada vez más humanizados, los hoteles aportan mejores experiencias. Apuestan por la socialización de sus usuarios con espacios acogedores. Y es que, al igual que ha cambiado su forma de viajar, también lo han hecho los edificios que los alojan. Y es que sustituyen el tradicional lobby de paso por dinámicos espacios que invitan a la socialización.
Cómodo y funcional, el mobiliario construye y delimita distintos entornos a través de configuraciones móviles y modulares. Se modifican en función de las necesidades de cada momento. Integrada muchas veces en el propio mobiliario, la tecnología potencia también el carácter dinámico de un espacio. Así se diluye el límite entre los huéspedes y el personal, y del interior con el entorno.

Mobiliario zona relax NOOM

En una sociedad en constante cambio, los hoteles no pueden quedarse obsoletos. Y es que las nuevas tecnologías y un mobiliario cada vez más ligero, versátil y polivalente, permiten que los espacios cambien su uso en función de las necesidades. De dinámicos espacios de trabajo y reunión a acogedoras salas donde reunirse a disfrutar de una copa o un café.
Lograr un ambiente atractivo y productivo, que potencie la creatividad. Dónde además de disfrutar de una agradable comida, sea posible trabajar o mantener una reunión. Esta es ya una prioridad de muchos restaurantes. De hecho, es cada vez más frecuente ver a personas trabajando con sus portátiles y tablets en cafeterías y restaurantes.
A través de entornos muy diversos, que van desde reservados a mesas comunitarias, barras, zonas de butacas o las tradicionales mesas de comedor. De este modo los restaurantes a través de su equipamiento, dan respuesta a muy distintas necesidades. Acogedores e inspiradores, y como resultado de la transversalidad que caracteriza la sociedad actual. De este modo, muchos de ellos están adaptando sus instalaciones para funcionar como co-workings durante sus horas más ‘inactivas’ entre comida y comida.

Módulos de descanso de oficina NOOM

Mobiliario de cafeteria NOOM

Espacio acogedor

Mobiliario de cafeteria NOOM. Desde hace años, el sector del contract y hotelero está viviendo una revolución de la que las zonas comunes son protagonistas. En una sociedad cada vez más individualista, paradójicamente lo social es de vital importancia. Además de la mejor habitación, los huéspedes demandan atractivas zonas de interacción, con lugares de encuentro, trabajo y socialización. De este modo hacen de estos hoteles mucho más que un lugar donde pasar la noche y desayunar.
Inspirados en los espacios sociales de co-working y co-living, y cada vez más humanizados, los hoteles aportan mejores experiencias. Apuestan por la socialización de sus usuarios con espacios acogedores. Y es que, al igual que ha cambiado su forma de viajar, también lo han hecho los edificios que los alojan. Y es que sustituyen el tradicional lobby de paso por dinámicos espacios que invitan a la socialización.
Cómodo y funcional, el mobiliario construye y delimita distintos entornos a través de configuraciones móviles y modulares. Se modifican en función de las necesidades de cada momento. Integrada muchas veces en el propio mobiliario, la tecnología potencia también el carácter dinámico de un espacio. Así se diluye el límite entre los huéspedes y el personal, y del interior con el entorno.

Mobiliario de cafeteria NOOM

En una sociedad en constante cambio, los hoteles no pueden quedarse obsoletos. Y es que las nuevas tecnologías y un mobiliario cada vez más ligero, versátil y polivalente, permiten que los espacios cambien su uso en función de las necesidades. De dinámicos espacios de trabajo y reunión a acogedoras salas donde reunirse a disfrutar de una copa o un café.
Lograr un ambiente atractivo y productivo, que potencie la creatividad. Dónde además de disfrutar de una agradable comida, sea posible trabajar o mantener una reunión. Esta es ya una prioridad de muchos restaurantes. De hecho, es cada vez más frecuente ver a personas trabajando con sus portátiles y tablets en cafeterías y restaurantes.
A través de entornos muy diversos, que van desde reservados a mesas comunitarias, barras, zonas de butacas o las tradicionales mesas de comedor. De este modo los restaurantes a través de su equipamiento, dan respuesta a muy distintas necesidades. Acogedores e inspiradores, y como resultado de la transversalidad que caracteriza la sociedad actual. De este modo, muchos de ellos están adaptando sus instalaciones para funcionar como co-workings durante sus horas más ‘inactivas’ entre comida y comida.

Módulos de descanso de oficina NOOM

Mobiliario restaurantes NOOM

Espacio acogedor

Mobiliario restaurantes NOOM. Desde hace años, el sector del contract y hotelero está viviendo una revolución de la que las zonas comunes son protagonistas. En una sociedad cada vez más individualista, paradójicamente lo social es de vital importancia. Además de la mejor habitación, los huéspedes demandan atractivas zonas de interacción, con lugares de encuentro, trabajo y socialización. De este modo hacen de estos hoteles mucho más que un lugar donde pasar la noche y desayunar.
Inspirados en los espacios sociales de co-working y co-living, y cada vez más humanizados, los hoteles aportan mejores experiencias. Apuestan por la socialización de sus usuarios con espacios acogedores. Y es que, al igual que ha cambiado su forma de viajar, también lo han hecho los edificios que los alojan. Y es que sustituyen el tradicional lobby de paso por dinámicos espacios que invitan a la socialización.
Cómodo y funcional, el mobiliario construye y delimita distintos entornos a través de configuraciones móviles y modulares. Se modifican en función de las necesidades de cada momento. Integrada muchas veces en el propio mobiliario, la tecnología potencia también el carácter dinámico de un espacio. Así se diluye el límite entre los huéspedes y el personal, y del interior con el entorno.

Mobiliario restaurantes NOOM

En una sociedad en constante cambio, los hoteles no pueden quedarse obsoletos. Y es que las nuevas tecnologías y un mobiliario cada vez más ligero, versátil y polivalente, permiten que los espacios cambien su uso en función de las necesidades. De dinámicos espacios de trabajo y reunión a acogedoras salas donde reunirse a disfrutar de una copa o un café.
Lograr un ambiente atractivo y productivo, que potencie la creatividad. Dónde además de disfrutar de una agradable comida, sea posible trabajar o mantener una reunión. Esta es ya una prioridad de muchos restaurantes. De hecho, es cada vez más frecuente ver a personas trabajando con sus portátiles y tablets en cafeterías y restaurantes.
A través de entornos muy diversos, que van desde reservados a mesas comunitarias, barras, zonas de butacas o las tradicionales mesas de comedor. De este modo los restaurantes a través de su equipamiento, dan respuesta a muy distintas necesidades. Acogedores e inspiradores, y como resultado de la transversalidad que caracteriza la sociedad actual. De este modo, muchos de ellos están adaptando sus instalaciones para funcionar como co-workings durante sus horas más ‘inactivas’ entre comida y comida.

Módulos de descanso de oficina NOOM
Módulos de descanso de oficina NOOM

Mobiliario para restaurantes NOOM

Espacio acogedor

Mobiliario para restaurantes NOOM. Desde hace años, el sector del contract y hotelero está viviendo una revolución de la que las zonas comunes son protagonistas. En una sociedad cada vez más individualista, paradójicamente lo social es de vital importancia. Además de la mejor habitación, los huéspedes demandan atractivas zonas de interacción, con lugares de encuentro, trabajo y socialización. De este modo hacen de estos hoteles mucho más que un lugar donde pasar la noche y desayunar.
Inspirados en los espacios sociales de co-working y co-living, y cada vez más humanizados, los hoteles aportan mejores experiencias. Apuestan por la socialización de sus usuarios con espacios acogedores. Y es que, al igual que ha cambiado su forma de viajar, también lo han hecho los edificios que los alojan. Y es que sustituyen el tradicional lobby de paso por dinámicos espacios que invitan a la socialización.
Cómodo y funcional, el mobiliario construye y delimita distintos entornos a través de configuraciones móviles y modulares. Se modifican en función de las necesidades de cada momento. Integrada muchas veces en el propio mobiliario, la tecnología potencia también el carácter dinámico de un espacio. Así se diluye el límite entre los huéspedes y el personal, y del interior con el entorno.

Mobiliario para restaurantes NOOM

En una sociedad en constante cambio, los hoteles no pueden quedarse obsoletos. Y es que las nuevas tecnologías y un mobiliario cada vez más ligero, versátil y polivalente, permiten que los espacios cambien su uso en función de las necesidades. De dinámicos espacios de trabajo y reunión a acogedoras salas donde reunirse a disfrutar de una copa o un café.
Lograr un ambiente atractivo y productivo, que potencie la creatividad. Dónde además de disfrutar de una agradable comida, sea posible trabajar o mantener una reunión. Esta es ya una prioridad de muchos restaurantes. De hecho, es cada vez más frecuente ver a personas trabajando con sus portátiles y tablets en cafeterías y restaurantes.
A través de entornos muy diversos, que van desde reservados a mesas comunitarias, barras, zonas de butacas o las tradicionales mesas de comedor. De este modo los restaurantes a través de su equipamiento, dan respuesta a muy distintas necesidades. Acogedores e inspiradores, y como resultado de la transversalidad que caracteriza la sociedad actual. De este modo, muchos de ellos están adaptando sus instalaciones para funcionar como co-workings durante sus horas más ‘inactivas’ entre comida y comida.

Módulos de descanso de oficina NOOM

Recepcion de hotel con BEND

Módulos de descanso de oficina BEND

Espacio acogedor

Recepcion de hotel con BEND. Desde hace años, el sector del contract y hotelero está viviendo una revolución de la que las zonas comunes son protagonistas. En una sociedad cada vez más individualista, paradójicamente lo social es de vital importancia. Además de la mejor habitación, los huéspedes demandan atractivas zonas de interacción, con lugares de encuentro, trabajo y socialización. De este modo hacen de estos hoteles mucho más que un lugar donde pasar la noche y desayunar.
Inspirados en los espacios sociales de co-working y co-living, y cada vez más humanizados, los hoteles aportan mejores experiencias. Apuestan por la socialización de sus usuarios con espacios acogedores. Y es que, al igual que ha cambiado su forma de viajar, también lo han hecho los edificios que los alojan. Y es que sustituyen el tradicional lobby de paso por dinámicos espacios que invitan a la socialización.
Cómodo y funcional, el mobiliario construye y delimita distintos entornos a través de configuraciones móviles y modulares. Se modifican en función de las necesidades de cada momento. Integrada muchas veces en el propio mobiliario, la tecnología potencia también el carácter dinámico de un espacio. Así se diluye el límite entre los huéspedes y el personal, y del interior con el entorno.

Recepcion de hotel con BEND

En una sociedad en constante cambio, los hoteles no pueden quedarse obsoletos. Y es que las nuevas tecnologías y un mobiliario cada vez más ligero, versátil y polivalente, permiten que los espacios cambien su uso en función de las necesidades. De dinámicos espacios de trabajo y reunión a acogedoras salas donde reunirse a disfrutar de una copa o un café.
Lograr un ambiente atractivo y productivo, que potencie la creatividad. Dónde además de disfrutar de una agradable comida, sea posible trabajar o mantener una reunión. Esta es ya una prioridad de muchos restaurantes. De hecho, es cada vez más frecuente ver a personas trabajando con sus portátiles y tablets en cafeterías y restaurantes.
A través de entornos muy diversos, que van desde reservados a mesas comunitarias, barras, zonas de butacas o las tradicionales mesas de comedor. De este modo los restaurantes a través de su equipamiento, dan respuesta a muy distintas necesidades. Acogedores e inspiradores, y como resultado de la transversalidad que caracteriza la sociedad actual. De este modo, muchos de ellos están adaptando sus instalaciones para funcionar como co-workings durante sus horas más ‘inactivas’ entre comida y comida.

Mueble para hoteles

Espacio acogedor

Mueble para hoteles. Desde hace años, el sector del contract y hotelero está viviendo una revolución de la que las zonas comunes son protagonistas. En una sociedad cada vez más individualista, paradójicamente lo social es de vital importancia. Además de la mejor habitación, los huéspedes demandan atractivas zonas de interacción, con lugares de encuentro, trabajo y socialización. De este modo hacen de estos hoteles mucho más que un lugar donde pasar la noche y desayunar.
Inspirados en los espacios sociales de co-working y co-living, y cada vez más humanizados, los hoteles aportan mejores experiencias. Apuestan por la socialización de sus usuarios con espacios acogedores. Y es que, al igual que ha cambiado su forma de viajar, también lo han hecho los edificios que los alojan. Y es que sustituyen el tradicional lobby de paso por dinámicos espacios que invitan a la socialización.
Cómodo y funcional, el mobiliario construye y delimita distintos entornos a través de configuraciones móviles y modulares. Se modifican en función de las necesidades de cada momento. Integrada muchas veces en el propio mobiliario, la tecnología potencia también el carácter dinámico de un espacio. Así se diluye el límite entre los huéspedes y el personal, y del interior con el entorno.

Mueble para hoteles

En una sociedad en constante cambio, los hoteles no pueden quedarse obsoletos. Y es que las nuevas tecnologías y un mobiliario cada vez más ligero, versátil y polivalente, permiten que los espacios cambien su uso en función de las necesidades. De dinámicos espacios de trabajo y reunión a acogedoras salas donde reunirse a disfrutar de una copa o un café.
Lograr un ambiente atractivo y productivo, que potencie la creatividad. Dónde además de disfrutar de una agradable comida, sea posible trabajar o mantener una reunión. Esta es ya una prioridad de muchos restaurantes. De hecho, es cada vez más frecuente ver a personas trabajando con sus portátiles y tablets en cafeterías y restaurantes.
A través de entornos muy diversos, que van desde reservados a mesas comunitarias, barras, zonas de butacas o las tradicionales mesas de comedor. De este modo los restaurantes a través de su equipamiento, dan respuesta a muy distintas necesidades. Acogedores e inspiradores, y como resultado de la transversalidad que caracteriza la sociedad actual. De este modo, muchos de ellos están adaptando sus instalaciones para funcionar como co-workings durante sus horas más ‘inactivas’ entre comida y comida.

Módulos de descanso de oficina NOOM

Silla NUBE de STUA

Silla contract para zonas de espera

NUBE, diseño orgánico

La silla NUBE de STUA se renueva gracias a las nuevas colecciones de telas y la opción de estructura negra. Las telas Soft consiguen un aspecto más elegante, mientras que la colección de Kvadrat nos trae color. El diseño de la butaca NUBE combina la ortodoxia plana y ortogonal de los espacios contemporáneos con las curvas del cuerpo humano. Como resultado, su diseño exterior está limitado por superficies planas y paralelas. Y por otro lado, su interior son lineas curvas como las de un nido. Toda la parte trasera de la butaca queda vista, delantando la comodidad de las curvas antes de sentarse.

Silla NUBE de STUA

Así, el volumen queda delimitado por las sobrias líneas rectas de exterior, enriquecida por la gracia de las curvas del interior. Este efecto se refuerza por los dos colores en cada butaca. Un color para las superficies planas y otro color combinado para las superficies curvas. La estructura es ligera, liviana, mínima. Y es que continúa la coherencia de las formas exteriores sin dejarse notar. Y es de varilla de acero cromado. La butaca NUBE tiene otra particularidad, y es que vista desde arriba es cuadrada. De este modo, varias butacas pueden combinarse girando entre si. Es decir, que las butacas pueden unirse formando líneas rectas, quebradas, cuadrados, o formas de L. La butaca NUBE es siempre tapizada y se puede utilizar tanto en el hogar como en la instalación.