Mejorar el distanciamiento

Adaptarse a esta nueva normalidad es el reto de los entornos hoteleros. Hay un gran abanico de medidas concretas a adoptar. En el área de recepción, disponemos de un conjunto de mamparas fáciles de instalar y de limpiar. Se trata de la nueva línea de mamparas autoportantes de Actiu. Marcar las zonas de espera frente a los mostradores invita y orienta para mejorar el distanciamiento.
Comentábamos en una entrada anterior la importancia de los espacios comunes, ahora convertidos en espacios de colaboración, tanto para usuarios alojados como visitantes. Esos lugares en hoteles, aeropuertos, centros de ocio o locales comerciales donde los usos se entremezclan. Y dan como resultado una nueva experiencia para el usuario. Todos esos espacios van a tener que adaptarse a la nueva situación y garantizar también su seguridad sanitaria.

El reto de los entornos hoteleros

Inspirados por conceptos como el co-working y el co-living, los lobbys aportan experiencias y apuestan claramente por la socialización de los usuarios. Es este último aspecto el que requiere ahora de una trabajo en el estudio para delimitar los flujos de personas en estos espacios de forma visual. Es importante diferenciar las entradas de las salidas y reducir tiempos de espera a través, por ejemplo, de la gestión online. Y junto con medidas específicas de desinfección e higiene, son una forma de reducir los contactos interpersonales.
También la elección correcta del mobiliario facilita esta labor. Así, escoger opciones móviles permiten que el espacio pueda reconfigurarse en función de las necesidad que surjan. De este modo mejoramos la versatilidad que demandan nuestros entornos

El reto de los entornos hoteleros