Cambios acelerados

En este artículo vamos a revisar algunos conceptos para diseñar entornos públicos más seguros. Y es que el mundo se está reinventando hacia una realidad incierta. Los modelos de vida, trabajo y ocio están siendo profundamente cuestionados. Modelos que hasta hace unos meses se daban como válidos. Sin embargo, ahora hay una profunda búsqueda de entornos seguros que garanticen la salud de sus ocupantes. Y a todas las escalas. Desde la arquitectura doméstica hasta los espacios de trabajos. O aquellos relacionados con el ocio, como restaurantes, bares, hoteles y tiendas. Las propias ciudades están siendo reestructuradas. Se replantea el trazado urbano, se adapta el funcionamiento de los edificios y el organigrama de trabajo de muchas empresas. Todos vivimos la incorporación del teletrabajo con el que se han visto obligadas a reinventarse.

Entornos públicos más seguros

Las formas de relación, ocio y consumo evolucionan ya hacia nuevos modelos. Todo parece indicar que harán que el mundo nunca vuelva a ser como antes. La crisis sanitaria del Covid-19 viene acompañada de un nuevo comportamiento social. Además de cambiar la forma tradicional de relación, incorpora nuevos modelos de consumo. Sectores como el comercial, el de la restauración o el de la hostelería deben hacer un fuerte esfuerzo para adaptarse a este nuevo contexto.
Si algo caracteriza esta atípica situación es la gran capacidad de cambio que demanda. Es por esto que surge la necesidad de contar con entornos flexibles capaces de dar respuesta a necesidades cambiantes. Hay que poder redistribuir los espacios para cumplir las distancias de seguridad exigidas y mantener un estricto control del aforo. El mobiliario ha se facilitar los protocos de limpieza y desinfección. Hay materiales y acabados antibacterianos que ayudan a garantizar entornos públicos más seguros.

Entornos públicos más seguros